Excelente último partido de los juveniles

Victoria trabajada en Altea (25-28) de nuestros juveniles, con la ayuda inestimable de los cadetes que suelen subir a esta categoría. En el arranque, bien en ataque contra el 6:0 del rival. Israel tiraba de galones, logrando generar peligro y exclusiones del Altea. Superioridades que, y viene siendo habitual, no se aprovechan como debieran. La defensa de nuestros juveniles, correcta en líneas generales salvo 2 puntos a mejorar: a las ayudas de los extremos a los laterales les falta contundencia, y a la defensa planteada, 6:0, le falta un metro de profundidad en ocasiones. Es necesario pulir en los jugadores cuándo dar ese paso adelante.

En la reanudación, y con las incorporaciones de Payá y Liberto en labores defensivas, los locales empezaron a tener problemas para lograr lanzamientos cómodos. Su destacado sacrificio y esfuerzo, ayudado por el resto del grupo, se tradujo en contrataques magistralmente finalizados por Ripoll, que hizo el partido más completo y efectivo de la temporada.

En ataque, el buen hacer de los laterales (Isra y Marhuenda, este último dió una lección de lo que significa desmarques sin balón) obligó a la defensa del Altea a avanzar sus líneas a ambos, momento en que apareció Iván, que se encargó del trabajo 2×2 con los pivotes. Dió un recital de pases a éstos, quizás sean una de las líneas más potentes de la categoría, que, esta vez sí, consiguieron tener la efectividad que se exige en este puesto (100%).

En resumen, todos a muy buen nivel, maduros para soportar ir muchos minutos detrás en el marcador y pacientes para, poco a poco, ir acortando distancias hasta lograr la visctoria. Es para estar orgulloso de todos, desde fuera se ve un equipo difícil de batir y disciplinado. Con errores puntuales, pero honrado en su trabajo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario